Actualités

Ver más recientes
Anterior

septiembre 2019

Próximo

The Languedoc winemaker’s biodynamic winery, Château l’Hospitalet, lands a prestigious place on Celebrated Living’s Platinum List 2019.

Cet été a été légendaire pour le leader français de la production de vin biodynamique, Gérard Bertrand. Le célèbre domaine viticole biodynamique du viticulteur français, le Château l’Hospitalet, a été listé dans la « Platinum List 2019: Best Vineyard Experience », il est nommé “Meilleure Experience oenotouristique 2019” par le classement annuel du magazine américain Celebrated Living! La publication de luxe d’American Airlines (disponible dans des cabines haut de gamme) a choisi le charmant domaine de Narbonne pour son « expérience multisensorielle » qui, comme le dit Gérard Bertrand, permet aux clients de « voir, sentir et ressentir l’énergie de la vie ici et de comprendre ce que nous faisons. »

Niché entre les montagnes de la Clape et la mer Méditerranée, le Château l’Hospitalet offre aux visiteurs une expérience viticole immersive à 360 degrés, des visites guidées du vignoble aux dégustations de vins, un festival de jazz annuel renommé, des menus en accords mets et vins au restaurant L’Art De Vivre.  Les offres comprennent un séjour à l’hôtel récemment rénové de 38 chambres, où vous pourrez vous détendre dans une piscine chauffée donnant sur les vignes et la mer Méditerranée, jouer au golf, ou jouer au tennis. L’hôtel offre également des ateliers quotidiens de peinture ou de sculpture dans le « village » de boutiques d’artistes.

Gérard Bertrand a remporté un autre prix international en juillet à l’International Wine Challenge 2019. Lors d’une dégustation à l’aveugle en trois étapes de 10 000 vins, le Château l’Hospitalet Grand Vin Rouge AOP La Clape 2017 a été nommé Meilleur Vin Rouge du Monde. Le vin rouge a également reçu l’une des notes les plus élevées du le concours.

Découvrez le trophée

Cosecha 2019

lunes 02 septiembre 2019

Tendencias y perspectivas en los viñedos de Gérard Bertrand

La del 2019 será una añada con un perfil más mediterráneo que la del año pasado. Una añada llena de matices en la que serán más evidentes las particularidades y diferencias de los distintos terruños, desde la frontera pirenaica (Domaine de l’Aigle, en la DOC Limoux, y Château la Soujeole, en la DOC Malepère) hasta las estribaciones del Larzac (Château La Sauvageonne, en la DOC Terrasses du Larzac), pasando por el litoral (Château L’Hospitalet, Château des Karantes y Château de Tarailhan, en la DOC Clape).  

Condiciones climáticas

-         Menos precipitaciones que en 2018, principalmente en otoño y a principios de invierno, con un marcado descenso estival.

-         Invierno suave, temperaturas variables en primavera y episodios de calor extremo en verano.

-         La gestión hídrica es un factor fundamental para el manejo del viñedo.

-         Las precipitaciones fueron escasas en julio y agosto, más abundantes en la región occidental del departamento de Aude (clima de transición entre el Mediterráneo y el Atlántico) que en la región costera y oriental de Languedoc.

Ciclo de la vid

Observamos un desborre temprano debido a un final de invierno con temperaturas «suaves». Posteriormente, y de manera preventiva, nos vimos obligados a colocar velas en las zonas sensibles para proteger las viñas del riesgo de heladas.

 A las lluvias caídas en otoño y a principios de invierno hay que sumar las lluvias de primavera, que llegaron en el mejor momento para garantizar una buena nutrición mineral, fundamental para el crecimiento y la constitución de la superficie foliar (el «motor fotosintético» de la maduración).

 Este año, la floración tuvo un comienzo tardío y fue lenta, lo que influirá en el envero y la madurez de la uva. En los primeros controles de madurez se confirma este retraso, que estimamos entre 7 y 10 días con respecto a 2018.

  Manejo del viñedo

Respetamos una serie de principios fundamentales que nos permite ser muy optimistas en relación con la añada 2019:

·         adaptación de las variedades al terruño;

·         práctica certificada de la agricultura biodinámica;

·         mantenimiento del suelo mediante técnicas de labranza que contribuyen al buen funcionamiento de los suelos, al limitar la competencia entre las cepas y la cubierta vegetal natural (este año, el dicho francés «cava una vez o riega dos veces» es más cierto que nunca);

·         estimulación de la nutrición mediante el aporte de materia orgánica al suelo y la aplicación foliar de preparados biodinámicos (boñiga y sílice en cuerno, infusiones y aceites esenciales);

·         control y ajuste del rendimiento y de la superficie foliar en función del potencial de las distintas combinaciones de variedad y terruño.

 Este año, los preparados biodinámicos han sido fundamentales para favorecer el desarrollo equilibrado de la vegetación y estimular las defensas naturales de la vid frente a las inclemencias del tiempo (heladas, granizo y estrés hídrico) y los parásitos.

Su aplicación sigue el ritmo que marcan las estaciones y el movimiento de los planetas: compost de boñiga María Thun, boñiga en cuerno, sílice en cuerno, valeriana, cola de caballo, ortiga, corteza de roble... 

La aplicación de preparados biodinámicos (boñiga en cuerno, infusiones...) ha contribuido a estimular el desarrollo del follaje. Por otra parte, durante los períodos de calor extremo, procuramos reducir la aplicación de azufre, ya que tiende a quemar las hojas cuando las temperaturas son elevadas.

El estado sanitario del viñedo es excelente. No obstante, como todos los años, lo supervisamos recorriendo a diario cada parcela, una labor minuciosa que garantiza que todas las cepas lleguen al período de vendimia en las mejores condiciones.

Una añada excelente

Las condiciones actuales presagian una añada excelente, pues la relación entre la producción de uva y la superficie foliar es muy favorable. El estado sanitario de la uva es excelente y el follaje funcional (no hay carencia de minerales). Como todos los años, esperaremos pacientemente a que la uva en cada parcela alcance el nivel óptimo de madurez para vendimiarla, una operación que previsiblemente concluirá a finales de octubre.