fr | en | es
Buscar
Dejar

Sur de Francia

El Languedoc, orgulloso de esta prestigiosa herencia, lleva más de treinta años reinventándose y ahora asume su posición de liderazgo tanto en términos de calidad como de reconocimiento mundial en el sector vitícola y turístico.

Es hablar del Sur de Francia y pensar inmediatamente en sol, mar y vacaciones. Y no se puede negar que aquí el clima es muy suave, con una media de 2.400 horas de sol al año en la región del Languedoc Roussillon. Los vientos marinos esculpen las tierras de esta región, en general áridas, y favorecen la estampa inamovible de un inmenso cielo azul. El paisaje ondulado y la cadena pirenaica contrastan con esta aridez y rompen las canículas que pueden castigar duramente la región. Esta riqueza natural brinda a los viticultores un terreno de expresión extraordinario: en el Languedoc Roussillon contamos con la mayor diversidad de cepas en el mundo. Los romanos no se equivocaron al desarrollar la producción de vinos, que luego exportaban a todo el imperio. El Languedoc, orgulloso de esta prestigiosa herencia, lleva más de treinta años reinventándose y ahora asume su posición de liderazgo tanto en términos de calidad como de reconocimiento mundial en el sector vitícola y turístico.

Compartir en Facebook Twitter Google Plus