fr | en | es
Buscar
Dejar

Propriedades Château La Sauvageonne

Château La Sauvageonne

El Château La Sauvageonne, adquirido en noviembre de 2011, se encuentra en el noroeste de Montpellier. Se trata de una propiedad legendaria por su larga trayectoria a través del tiempo. Aquí, los vinos que se producen son excepcionales y de carácter inigualable. A 300 m de altitud sobre las terrazas de Larzac, esta finca ofrece una vista inexpugnable de un paisaje marcado por el pasado volcánico de la región. En 2013, Le Château La Sauvageonne se convierte a la biodinámica.

label biodynamie demeter

LOS VINOS DEL CHATEAU LA SAUVAGEONNE

El Château La Sauvageonne es la última adquisición de Gérard Bertrand (2011) y se sitúa al noroeste de Montpellier, cerca del pueblo de Saint-Jean-de-Blaquière, a las puertas de Causse du Larzac. Se trata de un lugar legendario. Su exposición, su emplazamiento y su terruño excepcional le confieren un carácter sin igual. De él nacen vinos fabulosos, tanto tintos, como blancos y rosados.

A 300 m de altitud, el paisaje está muy influenciado por el pasado volcánico de la región. Los colores rojizos recuerdan al Gran Cañón de Estados Unidos y dan un aspecto volcánico a los alrededores. Las rocas del subsuelo sufrieron una metamorfosis gracias a la acción la lava. Las huellas de vulcanismo pueden observarse en varios puntos, como en el Cap d’ Agde (antiguo cráter del volcán) o las columnas basálticas de Salagou, que se encuentran a varios kilómetros de la propiedad.

El sol se compone de areniscas o esquistos en los primeros 30 centímetros y después de una capa más arcillosa. La acidez del suelo incide en el tipo de vegetación que en este caso se trata de maquia. El subsuelo de la región es rico en agua pero también en aluminio y bauxita. Las ruffes (rocas sedimentarias de color rojo) que integran muchos de los suelos de las parcelas son muy ricas en minerales. En esta tierra se pueden encontrar olivos muy antiguos. De hecho, el pueblo Saint Jean de la Blaquières debe su nombre a los bancales (blaquières) sobre los que se erigían los olivos.

El clima es relativamente húmedo debido a las lluvias de la meseta de Larzac que alcanzan a menudo las parcelas de la propiedad. Esta combinación de temperaturas cálidas y lluvias frecuentes favorece el fácil desarrollo de la garnacha y le permite alcanzar cada año la plena madurez.

Si el Château La Sauvageonne fuera un color: Rojo, por sus orígenes volcánicos.

Si el Château La Sauvageonne fuera un personaje: Un aventurero, independiente y libre, al estilo de Indiana Jones.

"Es un espectáculo, un lugar que impresiona, grandioso y salvaje."

Cédric Lecareux, Director de las propiedades de Gérard Bertrand

Los suelos son de tres tipos: roca matriz de arenisca, esquisto o ruffes (rocas sedimentarias de color rojo). El subsuelo de la región es rico en agua pero también en aluminio o bauxita. Las ruffes que integran muchos de los suelos de las parcelas son muy ricas en minerales. El clima es cálido y húmedo.

 

 

 

 

 

Superficie de la viña
57ha

 

El Château La Sauvageonne se compone esencialmente de syrah y garnacha.

Compartir en Facebook Twitter Google Plus